viernes, 8 de julio de 2016

No eres

A mi reclamo
rechinas sin cara
de aire sólo
como en otra noche
apenas ésta,
tubular y recia.
Ya te cansó el casi,
el cada día nunca tuyo,
el ciclo trepidante ajeno
de lo vivo,
el quicio insinuado
tan tajante
no cruzado
de pura carne.
No estás.
No eres.
No tienes frío.


No hay comentarios: