domingo, 30 de marzo de 2014

De luto cormorán

o cristalino,

de reflujo alargado en su zumbido

que alcanza la floresta.

Ungüento rudo,

caldo vivo,

de rabiosa digestión

o espuma blanda.

Salmuera para el que se hace el muerto

en sus entrañas.

Amante desabrido,

mordiente amable.

Colosal calostro de tu infancia,

depósito castrado de la mía,

este mar nuestro de nadie.


ultramar

Infinitas vibraciones


sábado, 22 de marzo de 2014

Tramontano