jueves, 22 de abril de 2010

el bosque plegado

así, ahora,
mientras bebo,
con los huesos en punta
y las consonantes vencidas,
agarrotada la noche
en la misma hora
en que te arrimas a un cuerpo,
se repliega el bosque en un solo árbol
en el arcén aquel
del que me quise inmune,
extraviada la frontera
que un día
conformó
una minúscula uña.

Granada, 2008

sábado, 10 de abril de 2010

bajo el disfraz nocturno

a la agotada fiera
que descuelga su cabeza
las visiones antiguas
no le dan reposo
y la ira heredada
que se aguanta
rivaliza con un nudo del paisaje.

cuando al cierzo frío no le cabe ni una gota
y de niebla extiende
su lengua sobre el lomo
entre la calma y la estampida se debate
sin fuerza para alzar los párpados
que perpetúan en su ojos la sangre.

¡levántate animal mordido!
¡eriza en la huida tu pelaje!
que quiere darte muerte la amargura
bajo el disfraz nocturno
del sueño irrevocable.